SOLTAR FORMA PARTE DEL CAMINO Y DE LA EVOLUCIÓN

/, Desarrollo personal, Nueva Conciencia/SOLTAR FORMA PARTE DEL CAMINO Y DE LA EVOLUCIÓN

SOLTAR FORMA PARTE DEL CAMINO Y DE LA EVOLUCIÓN

¿Cuántas veces me habré preguntado lo mismo? ¿Porqué las personas se aferran tanto a los recuerdos físicos, a los objetos, a todo su pasado? ¿Porqué se hace tan necesario acumular y conservar, arrastrar de un ciclo a otro, de una etapa a otra, de una experiencia a otra todo cuanto hemos ido adquiriendo por el paso de nuestra vida?

Seguramente en otra vida firmé algún pacto de evolucionar rápidamente en esta vida y así es como va sucediendo. Al principio, de joven, sufría muncho cuando la vida me quitaba de un zarpazo todo cuanto había construido. Personas de quien me había encariñado, lugares en los que empezaba a sentirme a gusto, pero que si embargo, un día me despertaba con la sensación de que me iba a mudar. Otra vez. Perdí la cuenta de las mudanzas que hice, solo sé que un día me harté de arrastrar de un lado para otro todo lo que iba acumulando. Y tuve que soltar. Soltar a todos los niveles. Desapegarme de personas, desapegarme de recuerdos, desapegarme de todo lo que ya no iba a necesitar en mi próxima experiencia, que sin duda alguna me guiaba hacia mi crecimiento y evolución.

Me sorprende cuando me invitan a alguna casa y encuentro todas las paredes forradas de sus recuerdos, de familiares que fallecieron, de hijos que perdieron, paredes forradas de un pasado que ya no existe y que lo único que se hace con esto, es mantener una energía estancada, de bloqueo, de retención en el núcleo interno.

O quizá cuando se empieza una relación, después de haber experimentado un divorcio y en el hogar se sigue manteniendo el mismo orden, los recuerdos de los ex, alguna de su ropa, algunos de sus objetos… ¿Cómo pretenden construir algo nuevo, con una pareja nueva, si están impregnados de la esencia de su antiguo compañero?

O bien, se ha cerrado ciclo en un negocio pero sin embargo, te llevas todo a otro lugar y emprendes algo a lo que llamas “nuevo” arrastrando todo lo antiguo. Las viejas agendas, los antiguos clientes, las fotos de aquel pasado que fue, pero que ya no tiene razón de seguir existiendo, pero se empeñan en empezar ciclos, etapas, y nuevas experiencias, a las que la incoherencia no deja que las lleven a cabo con éxito, dado que de nuevas tienen poco.

Lo que sucede es que hay que ser muy valiente y tener mucha fe y confianza en uno mismo, en la vida y en el universo y atreverse a soltar todo. Deshacerse de todos los recuerdos, deshacerse de todo lo caduco y antiguo. Si realmente algo se ha acabado, se ha acabado. Sino, te llevas todos esos restos a tu siguiente relación, a tu siguiente trabajo, a tu siguiente vida y un día de repente, te preguntas porqué te vuelve a ocurrir lo mismo. Y es de risa, ¿no? ¿Cómo pretendes que te sucedan cosas nuevas, si no dejas el pasado atrás? ¿Cómo quieres que tu ser te llene de nueva información para que la plasmes en la tierra si no dejas hueco para que entre? ¿Cómo pretendes construir una nueva vida si no has limpiado ni saneado los cimientos de la tuya?

¿Tanto cuesta liberarnos de las acumulaciones? ¿Dónde vas a meter las herramientas nuevas si tienes la caja llena de herramientas antiguas, oxidadas, que jamás utilizas desde hace años? ¿Dónde vas a meter en tu vida todo lo bueno, lo bonito, lo grande que está por llegar si no hay ni un solo cajón vacío en tu interior para que puedas alojarlo? ¿Cómo pretendes comprar ropa nueva, si no tienes donde meterla? Tampoco te apetece comprarla, porque obviamente estás bien henchido con esos armarios llenos de objetos inservibles, de ropa antigua, de … ¿Sigo?

Y luego, se extrañan de que su vida está bloqueada, de que no avanzan, de que repiten siempre lo mismo. Comentarios como “fíjate, vuelve otra vez lo de antes, parece que volvemos al pasado”. ¿Cómo no quieres volver al pasado, si tú mismo lo estás creando en tu interior? Si vuelves a sacar del baúl de los recuerdos las agendas del 90, las revistas del pasado y mejor no sigo, pero es sorprendente que luego no lo entiendan. ¡Lo estás creando tú, solo tú! Y como tú hay miles. ¿Y entonces como vamos avanzar en la vida? ¿Donde está la creación y la creatividad? Entonces nos damos cuenta de que somos nosotros mismos los que nos estamos bloqueando, impidiendo, entorpeciendo y somos nosotros mismos los que nos vamos hacia atrás en lugar de hacia delante.

¿Tienes claro hacia donde vas?

Por supuesto que vivimos tiempos increíblemente llenos de incertidumbre, estamos “creando” entre todos una nueva humanidad, una nueva tierra, desde otra nueva dimensión y desde nuevos paradigmas de conciencia. Si seguimos aferrándonos a lo antiguo y a lo caduco, esto se hará eterno. Se hará interminable.

Hay que darse cuenta de que si pretendemos ir hacia delante, no podemos retener, ni podemos arrastrar con los lastres del pasado. No es sano. Y además, tampoco podrás avanzar.

Luego están los que dicen que si, que ellos quieren dar este gran salto cuántico en concienciación y que están en ello, sin embargo les mandas un articulo para que lean y no leen, les das información acerca de este gran proceso y te toman por loco. Les insinúas que así no es posible el cambio y entonces se sinceran y te dicen: “es que quizá no quiero cambiar”. Ahí está el quid de la cuestión: “no se quiere cambiar”. Pero el cambio es inevitable. La transformación sucede en todos y para todos. Y si no lo haces por las buenas (ya, poniéndonos serios) pues lo harás por otros procedimientos que no te gustarán. Es decir, cuando hay que cerrar ciclo, hay que cerrarlo. Y se cierra para siempre. Con contundencia y determinación. Sino, no lo cierres, pero no te preocupes que ya se encargará la vida de cerrarlo, entonces a su manera.

La resistencia al cambio, es algo que está a la orden del día. El miedo a lo nuevo paraliza a las personas y entonces, prefieren seguir aferrándose a lo conocido, a lo nuevo, a lo que ya saben. ¿Qué tiene eso de nuevo?

No pretendo decir que esta sea la única verdad. Simplemente es mi experiencia. Y puedo decir que cuando aprendí a desprenderme de lo antiguo y de las viejas energías, fue entonces cuando pudieron entrar las nuevas. Cuando borré parte de mi disco duro, tuve espacio para que llegara a mi nueva información y pude acceder a esa sabiduría y conocimiento que había en mi y que estaba esperando para ser iluminada y descubierta. Y la única manera de descubrir en mi más y mejor, fue cuando fui capaz de vaciar todos mis armarios, deshacerme de todo el pasado, de cerrar puertas a lo que ya no existía en mi vida, a dejar de atr5omentarme por un pasado que no supe ni pude hacer mejor, a dar gracias por todo lo vivido y olvidarme de una vez de lo que no pudo ser, para centrarme en lo que sí puede ser porque estoy en ello y con ganas de crearlo y conseguirlo.

¿Sabéis lo insano que es por ejemplo esas madres que tienen la cas llena de fotos de todos sus hijos, de todos sus nietos, de todos los difuntos? Por una parte, a los vivos les tiene completamente controlados, un control absoluto. Y a los difuntos, no les deja irse en paz y seguir su camino evolutivo, reteniéndoles en un plano existencial donde no les corresponde. Y se pasan horas, todavía pidiendo que vuelvan los que se fueron o quizá obligando a los que están vivos a que estén pendientes constantemente de su voluntad.

¿Sabéis lo que es el amor verdadero? ¿Sabéis lo que es la libertad del ser? Amar de verdad es desear la felicidad del otro, de la pareja, de los hijos, amar de verdad es comprender que cada cual tiene su propio camino en la vida y que ha de recorrerlo, con desapego. Amar de verdad es permitirle SER al otro, a los otros, que sean y que amen libres, como quieran, cuando quieran, no someterlos a enganches energéticos, emocionales y mentales que lo único que hacen es coartar la libertad del ser y que éste, cuanto más retenido se siente, más ganas le dan de alejarse, para vivir y volar en libertad. El amor verdadero no se compra, ni se fuerza, ni se consigue por más fotos que tengamos en las paredes. Una cosa es tener alguna foto de nuestros seres queridos, alguna, en algún sitio de nuestro hogar, para tenerles presentes y otra es tener empapeladas todas las habitaciones, dormitorios, casa con fotos y más fotos y recuerdos y más recuerdos.

Los mejores recuerdos se llevan en el corazón y en el alma y la mejor manera de amar es permitirle a las personas ser ellas mismas, vivir en libertad y volar hacia donde quieran hacerlo. Si hay amor de verdad siempre volverán a verte. Pero mientras tú podrás seguir avanzando, evolucionando y creciendo y ellos también. Cada cual a su manera y a su ritmo. Para todo hay tiempo, pues no existe el tiempo.

Si supieras lo bien que se queda uno cuando toma la decisión de comenzar de nuevo (en caso de que quiera hacerlo, de que toque, o de que así lo sienta). Te quedas vacío. Te quedas hueco. Y desde esa vacuidad te ves la completo, con toda tu luz y de repente, un abanico amplio de posibilidades aparece ante ti, antes no lo habrías podido ver. Estabas completo. Ahora si, ahora se abre una nueva puerta ante ti donde tienes todo a tu favor para crear algo nuevo. Recomiendo un tiempo de reflexión, un tiempo de limpieza profunda, de revisión interna de nuestra esencia, de nuestros cimientos, de identificar muy bien el momento por el que estamos pasando y desde ahí, llenarnos de las mejores intenciones, de los mejores pensamientos que son los que irán creando y construyendo esa nueva realidad que habíamos deseado pero que sin embargo no lo estábamos consiguiendo. Simplemente porque no habíamos dado lugar, ni espacio para que se aposentara lo nuevo. Y lo nuevo andaba rondando, pululando alrededor nuestro, pero no conseguía asirse a tierra firme, no conseguía calarnos bien adentro, porque sencillamente, no había ningún hueco donde aterrizar, ningún sitio libre donde enraizar, ningún espacio abierto donde poder plantar las semillas para que pueda crecer lo nuevo.

Para todo esto hay que ser sincero con uno mismo y no contarse mentiras de que va hacia delante cuando en realidad tiene tanto miedo que solo hace que traer cosas de atrás. Hay que ser honesto con uno mismo y sobretodo decidir si realmente se está dispuesto a crear y a construir algo nuevo. Y si la respuesta es no, ser lo suficientemente honrado y valiente como para comunicarlo a las personas que están esperando quizá quedarse en tu vida, pero que sin embargo, no les dejas ningún hueco para hacerlo.

Hay que ser valiente. Dejar a un lado el miedo que es únicamente un estado mental y darle poder a tus ganas por emprender algo grande, bonito y nuevo. ¿Y sabes lo que sucede cuando das ese gran paso de fe? Que siempre, siempre, siempre aparece algo nuevo, mejor y más grande para ti. Porque has demostrado tu grandeza.

Montserrat Fernández Romera

About the autor:

Cambiar tu Vida es Fácil

"La Creadora" nos muestra como nuestros pensamientos pueden generar poderes nunca imaginados. Un cambio de información consigue cambiar la estructura molecular de una persona, transformando las fuerzas de destrucción, la enfermedad, en energía creadora. La autora se recuperó de una enfermedad considerada degenerativa. Si ella consiguió crearse un cuerpo nuevo, tú también puedes hacerlo.

La Conexión®, un salto Cuántico en Concienciación

"La Conexión®" restablece la sintonía entre las líneas energéticas de nuestro cuerpo y la red energética del planeta y del Universo. Nos sitúa a cada uno en el justo camino de la vida y nos deja avanzar en un estado de equilibrio activando un intercambio continuo de luz e información, adecuada a cada ser. Permite la conexión con las piezas o componentes de ADN y la reintegración de las “cuerdas” o “filamentos” (planos de existencia simultáneos o paralelos).