CON TUS PROPIAS RAICES TAMBIÉN HAY ALAS

/, Desarrollo personal, Nueva Conciencia/CON TUS PROPIAS RAICES TAMBIÉN HAY ALAS

CON TUS PROPIAS RAICES TAMBIÉN HAY ALAS

CON TUS PROPIAS RAICES TAMBIÉN HAY ALAS

Así como un árbol crece desde su base, echando raíces para poder ir aferrándose a la tierra y de esta manera nutrirse e ir creciendo hacia arriba, engrandeciendo su tronco, creándose sus ramas, siendo un árbol sano que teniendo unas bases firmes, unas raíces sanas, podrá dar unos frutos de la mejor calidad, tal cual también nosotros, las personas, debemos tener en cuenta nuestras bases, nuestras raíces, para poder crearnos una estructura fuerte y sana y poder crecer y ofrecer al mundo nuestras creaciones. Para poder crecer, evolucionar y volar.

Quizá seas una de esas personas que se sienten no encajar en su entorno familiar, quizá sientas que no perteneces a esa familia biológica en la que has nacido. La cuestión es que como ser espiritual, encarnando en un cuerpo humano, elegiste esta experiencia de vida para evolucionar, así pues, aunque no seas consciente de ello en esta vida, todo tiene su propósito y todo tiene su “porqué” y “para qué”.

Muchas veces generación tras generación se han ido repitiendo patrones, creencias y vivencias similares y/o parecidas que pareciera que no tuvieran final y no hubiera manera de sanar. Hablando a niveles bioenergéticos, estamos unidos a esa energía ancestral de nuestros antepasados y en una generación en concreto siempre hay uno o varios quizá, que vienen a resolver y a hacer evolucionar.

Así que si eres de esas personas que se sienten fuera de lugar, quizá rechazado, no aceptado, “ninguneado” (es decir, no te sientes valorado), desvalorizado, no tenido en cuenta, que hagas lo que hagas nunca es lo que se espera de ti, seguramente hay alguna historia familiar de unas cuantas generaciones atrás de algún ancestro tuyo que fue rechazado, abandonado o repudiado y esto a nivel energético todavía vibra en el sistema bioenergético familiar.

Cuando esto sucede, las personas acostumbran a sentirse muy solas en el mundo. Obviamente al sentir que no encajan en su clan, tienden a dar tumbos por la vida en la búsqueda de su verdadero hogar, en busca de su sitio, de su lugar en el mundo. A veces pueden pasarse media vida intentando encajar allí donde van. Si no se hace nada para resolverlo y solucionarlo, el alma de la persona entristece y termina por enfermar.

¿Qué hacer en estos casos en los que no nos sentimos aceptados, valorados, tenidos en cuenta?.
Lo primero es elevar nuestra autoestima, dado que arrastrar este sentimiento de no encontrar tu lugar es algo que desgasta, degenera y hace que la persona deambule muchas veces como una alma en pena por la vida. Hay que empezar a desprogramar todo ese dolor y ese malestar. Aceptar lo que se ha elegido experimentar (inconscientemente) y empezar a tratarlo y a gestionarlo a nivel emocional.

La conexión crea esas nuevas oportunidades para que puedas desapegarte de ese sufrimiento y dolor, crea la fortaleza para que puedas amarte y quererte aun sin sentirte aceptado por los demás, crea esa conexión entre tu ser consciente y tu divinidad, con tu lado más espiritual para darte la seguridad que no es que seas extraterrestre (o si) sino que has venido a vivir algo muy significativo en tu historia personal y que de alguna manera has sido el elegido para hacer evolucionar a todo tu clan familiar.

Es obvio que sin tus ancestros y antepasados, tú no existirías, con lo cual, por muy dolido que estés, por muy resentido, por muy frustrado, la mejor solución es poder aceptar, mirar hacia atrás para honrar y bendecir a todos esos seres que te precedieron y que sin ellos, sin su vida, sin su existencia, sin todo lo que experimentaron y vivieron, tú nacimiento no habría tenido lugar. Dar las gracias por su paso por la vida y con toda tu intención, mandarles toda tu luz, todo tu amor y todo tu agradecimiento por todo cuanto ellos vivieron. Reconociendo el sufrimiento y el dolor que eso les pudo causar. Envolver todo ese pasado con amor y soltarlo, dejarlo ir para volver a empezar.

Realmente ellos, estén donde estén, están deseosos de que tú avances, de que tú evoluciones, de que tú les liberes de ese pasado que ellos no fueron capaces de sanar, de resolver y solucionar y que les hizo sufrir muchísimo en su momento. Por ello, has de ser capaz de amarte, de valorarte, porque en realidad eres un héroe que viene a salvar y a sanar toda esa cadena ancestral, que seguramente después, cuando se den cuenta con el tiempo y el tiempo haga historia, podrán valorar la ardua tarea heroica que viniste a experimentar. Así, en las nuevas generaciones podrán vivir desde otro paradigma de conciencia y desde otro estado y nivel evolutivo.

Con raíces si hay alas y sí se puede volar. Con tus raíces sanadas y bien cuidadas sí puedes empezar de cero. Desde el origen de tu origen, desde ese punto en el cual ningún error existe en ti, nada por corregir y nada que sanar. Sino desde tu ser, desde tu conciencia más pura, divina e infinita empezar a crear una estructura fuerte y sana y ascender hacia arriba para poder volar.

Liderar ese camino evolutivo y ascendente en el cual irás dejando como huella toda la luz que vas desprendiendo gracias a tu esfuerzo, tesón, trabajo personal, experiencia heroica y todo tu sufrimiento también habrá servido de mucho para que los que vienen detrás, tengan el camino más llano y fácil.

Tus raíces ya están en la tierra, a niveles muy profundos y tú eres el que ha elegido venir a este planeta aquí y ahora para evolucionar. Eres, seguramente, voluntario, el de la familia, que se ha interesado siempre por temas que quizá, nadie se ha atrevido a explorar.
Estás aquí para resolver tu vida, sanar tu vida y la de toda esa larga y antigua cadena ancestral. Y eso, ya de por sí, tendría que subirte la autoestima, reconociéndote como alguien muy valioso y muy afortunado de poder tener el privilegio y sobretodo la capacidad de llevar a cabo algo tan importante para todo tu sistema familiar. Otra cosa es que ellos decidan dar el salto, cambiar y evolucionar. A veces, se cierran en banda y es inútil esperar que suceda la transformación. Sucederá más adelante quizá, seguramente cuando tú ya hayas dado por terminado el asunto, cuando una revelación te diga que tu karma familiar se concluyó y te sientas liberado de esa carga y responsabilidad familiar. Desde ahí ya podrás empezar de cero, iniciar tu verdadero recorrido por la tierra con tu propósito divino a desarrollar.

Seguramente habrás nacido con unos atributos especiales que te diferenciarán del resto. Y aunque hasta ahora no te habías dado cuenta, quizá sí que vayas comprendiendo día a día y cada vez más el porqué y para qué tuviste que experimentar situaciones tan dolorosas.

La Conexión® te hace despertar, te hace comprender, te hace sentirte más valioso, hace que tu autoestima se eleve, hace que te decidas a vivir desde el ser autentico que viniste a ser. Hace que sueltes los miedos y te enfrentes a todo lo que tengas que enfrentarte y que pongas límites a todo aquello a lo que tengas que ponerle límites. Te permite renovar toda esa energía antigua que llevas arrastrastrando desde generaciones para conectar con las nuevas frecuencias del campo cero, las frecuencias más elevadas, de banda ancha que te permiten disolver y eliminar todos esos lastres que ya no te corresponden y te impulsan para que puedas llevar a cabo todo tu potencial.
Sana tu ser, sana la persona. Ya de por sí, eso moverá todo el sistema bioenergético, facilitando una visión más clara de lo que sucede en realidad. Te llegará la información. Te llegará de la manera en que tu ser sea capaz de comprender mejor, con lo cual, confía y sobretodo siéntete feliz y afortunado de haber podido facilitar esta oportunidad para tu comunidad familiar. si han aprovechado o no la oportunidad eso es cosa suya. Esto te beneficia a ti directamente, porque si tú sanas, a los que viven ahora les das la oportunidad de sanar y por ende, lo que ha sucedido es que estarás iluminando, habrás liberado en ti creencias obsoletas y caducas y habrás desprogramado patrones de comportamiento anquilosados en ese entramado familiar. Que seas reconocido o no, es lo de menos. ¡Qué importa! ¡Que seas valorado o no, que mas da! Tú ya sabes de tu gran recorrido, tu ya sabes de tu gran hazaña y tú ya sabes tu gran verdad. Esto ya de por sí, te dará un poder, una libertad, una confianza y una seguridad en ti, que a partir de ahora ya nada ni nadie te podrá parar.

Además de la conexión, también te puedes ayudar de otras herramientas para descodificar toda esa información y disolverla, pero simplemente con tu intención, con tu cambio de actitud y tu buena predisposición a disolver (que no resolver) y solucionar ya estás dando esa orden a todas tus células y todo se pone a funcionar. También puedes echar mano de las flores de bach, de las australianas que hay algunas que tratan directamente estos casos.

Puedes hacer cosas significativas para que te ayuden a integrar ese nuevo estado dimensional, por ejemplo: dibuja un árbol muy bonito, que represente tu árbol genealógico y píntalo, coloréalo con colores bonitos, con raíces sanas, con hojas frondosas y frutos jugosos. Visualiza ese árbol vivo, sano, lleno de luz. Un árbol fuerte y grande sosteniendo todo cuanto puedas imaginar. Visualízalo con mucho amor, agradécele todo cuanto te ha aportado, agradece su existencia, agradece y honra su presencia en tu vida, agradece el sentido que tiene para ti. Visualiza ese árbol como un árbol de luz, lleno de sabiduría, de conocimiento, un árbol cargado de frutos, frutos de amor. Cambia la visión que pudieras haber tenido anteriormente de tu pasado y de tus ancestros. Cambia tu actitud ante ellos. Comprende que todo sucedió por y para algo, comprende que a veces pagamos los errores que ellos cometieron pero que sin embargo ahora, tenemos la oportunidad de ayudarles a sanar. Visualiza ese árbol como un tesoro muy valioso y siéntelo como ha formado parte de ti. En él, viven todos tus ancestros, en él se encuentra la energía de tu vida, la conexión invisible entre dimensiones y realidades paralelas que aunque no veas, están.

Y luego dibuja otro árbol, éste es el tuyo, eres tú, con tus propias raíces y con sus majestuosas ramas de donde colgaran frutos y esos frutos son todas aquellas cosas, virtudes, dones, objetivos, que tu has conseguido realizar y llevar a cabo, todo aquello que tú has creado y de lo que te sientes feliz y orgulloso. Llena tu propio árbol de luz y de amor y empieza a crear una nueva historia desde ahí, una nueva vida para ti y ya no esperes que alguien te de un lugar en el mundo, porque el mundo eres tú y tú has creado tu propio mundo y si no lo has hecho todavía, empieza a crear y empieza a aceptar en él, todas aquellas personas que te quieren bien, que desean para ti lo mejor y que te demuestran con hechos que te quieren y que te aman. Respétate. Porque el pasado, ahí atrás se quedó. Y tú solo mereces lo mejor y si resulta que no han sabido ver tu luz, tu amor y alma blanca, se han perdido la oportunidad que Dios les ofreció. Tú cumpliste tu trabajo, tú llevaste a cabo tu misión. Ahora te toca ser feliz, en tu nuevo hogar y desde quien eres realmente. Un ser liberado con derecho a lo mejor.

Verás como enseguida empieza a cambiar tu estado de ánimo, empiezas a sentirte diferente y sobretodo mejor contigo mismo, al haber abandonado ya la idea de encajar en ese lugar. Si no encajas, pues no encajas. ¡Que mas da! Eres muy capaz de crearte un entorno de amor, de satisfacción y de felicidad. Y esto es lo que te corresponde ahora como creador-creadora de tu propia realidad. Atrévete a ser tu mismo. atrévete a ser feliz y a ofrecerte todo aquello de lo que te sientas capaz y merecedor. Aventúrate a una nueva manera de ser y una nueva manera de avanzar. siguiendo tu verdad y siendo fiel a ti mismo.

Recuerda que todo tiene su conexión espiritual y terrenal. Los pies en la tierra y la cabeza en el cielo. Recuerda que con raíces sí hay alas y que con tus alas, podrás volar. Las nuevas raíces que crezcan desde ti mismo y siéntete valioso, tan valioso como para crear todo aquello que desees crear.
Montserrat Fernandez Romera
www.lacreadora.es

About the autor:

Cambiar tu Vida es Fácil

"La Creadora" nos muestra como nuestros pensamientos pueden generar poderes nunca imaginados. Un cambio de información consigue cambiar la estructura molecular de una persona, transformando las fuerzas de destrucción, la enfermedad, en energía creadora. La autora se recuperó de una enfermedad considerada degenerativa. Si ella consiguió crearse un cuerpo nuevo, tú también puedes hacerlo.

La Conexión®, un salto Cuántico en Concienciación

"La Conexión®" restablece la sintonía entre las líneas energéticas de nuestro cuerpo y la red energética del planeta y del Universo. Nos sitúa a cada uno en el justo camino de la vida y nos deja avanzar en un estado de equilibrio activando un intercambio continuo de luz e información, adecuada a cada ser. Permite la conexión con las piezas o componentes de ADN y la reintegración de las “cuerdas” o “filamentos” (planos de existencia simultáneos o paralelos).